Sopa de albóndigas


Hola a todos. Hace días que me metí en la cocina, dispuesta a preparar unas albóndigas. Qué plato tan socorrido! Gusta a casi todo el mundo. Si hay niños en casa, ese día están encantados con la comida.

Es un plato sencillo aunque entretenido. Requiere su tiempo. No se puede uno meter de pronto en la cocina y encontrar todos los ingredientes si no lo has pensado antes. Yo suelo hacerlo durante la semana. Me digo: Hace bastante que no comemos albóndigas, esta semana las prepararé. Nunca sé seguro qué día, pero sí que esa misma semana las haré. Así que cuando voy a la compra llevo en la lista todos los ingredientes, para que no me falta ninguno. Hasta el pan, para sacar la miga, lo suelo tener preparado. Si veo que no las voy a hacer a principio de semana, meto todos los ingredientes en el congelador,  incluída la miga de pan. De esta manera, se conserva todo estupendamente.

No os he dicho que de este plato tengo la costumbre de sacar DOS Recetas. Ésa es la ventaja. Hoy voy a explicar cómo hago las albóndigas en sopa. En esta ocasión, no pondré en los ingredientes para cuántas personas. Cuando las hago, suelo ser generosa en la cantidad.

Sopa de albóndigas

Sopa de albóndigas

Ingredientes:

– 1/4  kg. de carne picada de ternera

– 1/4 kg. de carne picada de pechuga de pollo

– 1/4 kg. de carne picada de cerdo

–  4 dientes de ajo

– Unas ramitas de perejil fresco

– Pimienta molida

– La miga de medio pan de máquina

– 4 huevos crudos

– Sal

– Aceite de oliva

– Leche

Elaboración:

Sacamos la miga al pan y la ponemos en un bol remojádose con un buen chorro de leche. Preparamos el recipiente para poner la masa de las albóndigas. Mezclamos bien los tres tipos de carne. Se le añaden la sal, el perejil picadito y cuatro dientes de ajo, igualmente bien picados. Batimos los huevos, sólo un poco, que también añadiremos. Se escurre con las manos la miga de pan, para que suelte toda la leche, y la ponemos con la masa. Que quede todo bien mezclado.

Comenzaremos con esta masa a hacer bolitas, normalmente de tamaño más bien pequeño.

A continuación, ponemos en una olla a hervir unos 3 Lts. de agua. Le añadiremos sal y una hoja de laurel. Cuando el agua esté hirviendo, echaremos las bolitas una a una, y las dejaremos hervir a fuego lento hasta que están tiernas. Cuando lo estén, cogeremos un huevo y sólo  echaremos la clara, que se cuajará con la sopa. La yema la reservaremos en un plato y, cuando el caldo se haya enfriado un poco, cogemos la yema de huevo y, con el zumo de un limón, haremos como una mahonesa, la echaremos en la sopa poco a poco, removiendo para que no se corte. Y listo para servir.

Espero que os guste. Aunque las albóndigas es un plato que todos, todos, lo hemos comido en casa de los papás o de las abuelas, no es frecuente que también se hagan en todas las casas. Merece la pena, os lo aseguro. Por su estupendo sabor y  su rentabilidad.

Con mucho amor, Ani

Anuncios

4 pensamientos en “Sopa de albóndigas

  1. Guau! Nunca había visto esta receta. Que curiosa. Le diré a mi mujer que si nos aventuramos a hacerla. Ya te comentaré que tal sale.

    Saludos.

    • Hola, me alegra que tengas curiosidad por esta sopa tan rica. Todavía estás a tiempo de probarla, antes de que haga calor. Para la cena resulta muy reconfortante. Ya me dirás el resultado. Un saludito.

  2. Estas son las sopas que yo siempre digo que llevan sustancia!!! Nada de agua con sabor sino con su poquito de carne y huevo… mmmmm!! Que noches de invierno más buenas se pasan!!!

  3. Pingback: Albóndigas en salsa « Cocina…. con mucho amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s