Empantanaos los viernes: Baklavas


Bienvenidos a esta nueva sección!!

Confieso que la empiezo con mucha ilusión y con un postre que me parece delicioso, el  Baklavas. Un viernes me decidí a hacerlo para una reunión familiar y desde entonces forma parte de mi recetario.

Según he leído en la Wikipedia los baklavas provienen de Mesopotamia. Se cuenta que fueron los asirios los primeros en colocar masas de pan junto a nueces entre capas y parece ser que los marineros y mercaderes griegos conocieron este dulce en uno de sus múltiples viajes. El destino lo llevaría a Atenas donde se convertiría en uno de los postres típicos.

Para hacer los baklavas me he basado en una receta del fantástico blog “Recetas de rechupete“, aunque yo lo he variado un poquito (ya sabéis, si está bueno el mérito para él :)).

Ingredientes:

  • 8 cucharadas soperas de azúcar
  • 12 láminas de pasta filo
  • 250 gr de nueces
  • 200 gr de almendras
  • 100 gr de pistachos
  • 300 gr de mantequilla
  • 1 limón
  • 1 rama de canela
  • 2 cucharadas soperas de canela molida
  • 1 vaso y medio de agua
  • 2 clavos de olor

Elaboración:

Para empezar picamos con una picadora las almendras y las nueces (que no estén muy molidas porque gusta encontrarse los cachitos luego). En un bol ponemos las almendras y las nueces picadas y le añadimos 3 cucharadas de azúcar y 2 cucharadas de canela molida y mezclamos bien para que se mezclen los sabores.

Engrasamos un  recipiente, en mi caso he elegido una fuente de aluminio de 30×40 cm de las que venden en las tiendas de “todo a cien” o en los supermercados.

A continuación derretimos la mantequilla en el microondas hasta que quede líquida.

La pasta filo es un poco complicada de manejar porque es muy finita, hay que tratarla con delicadeza y trabajar en una zona despejada y cómoda. Además se seca con facilidad así que las hojas que no estés utilizando tápalas para que no les de el aire! En un paquete suelen venir 6 hojas así que para nuestro propósito es genial.

Comenzamos a colocar las hojas de pasta filo en el molde untándolas con la mantequilla derretida (con un pincel de silicona resulta muy fácil) una a una; yo lo que hago normalmente es untar una hoja de pasta y colocarla en el molde, unto otra hoja y la coloco sobre la anterior, relleno con la mezcla que hemos hecho de frutos secos y a continuación hago lo mismo con otras 2 hojas de pasta y pongo más relleno así hasta que nada más me queden 2 láminas que me servirán para la cubierta. Ha de quedar compacto pero no podemos apretar mucho porque la pasta filo se puede romper.

Introducimos el pastel en el frigorífico durante 30 minutos, pasado el tiempo lo sacamos y lo cortamos con mucho cuidado en forma de cuadrados o rombos.

Precalentamos el horno a 190º durante 5 minutos (por arriba y por abajo) y metemos la bandeja en el horno en la ranura del medio durante 30 minutos. La temperatura del horno es muy importante (entre 190º y 200º) porque la masa es delicada y a baja temperatura no se obtiene el resultado deseado y a más temperatura es muy fácil que se queme.

Mientras que los baklavas están en el horno hacemos un almíbar; en la receta original se usaba agua de azahar pero yo no la encuentro nunca (aunque me han dicho hace poco que se puede encontrar en farmacias así que ya os diré). Lo que he hecho ha sido poner en un cazo el vaso y medio de agua, cuando ha empezado a hervir he añadido una cucharada de zumo de limón, canela en rama, la cáscara de un limón, 2 clavos de olor y 5 cucharadas de azúcar. Remover de vez en cuando durante 15 minutos, se cuela y se deja reposar.

Sacamos del horno nuestros baklavas y los bañamos con el almíbar. A mi me ha pasado varias veces que la capa de arriba del baklavas se me despegue un poco y según tengo entendido (pero lo tengo que comprobar) es porque la temperatura del almíbar y la de la pasta deben ser bastante diferentes (uno frío y el otro caliente o al revés).

Espolvoreamos por encima con los pistachos picados y se deja enfriar durante unas 2 horas. Para mi experiencia y para mi gusto pasados 1 ó 2 días está más bueno, de hecho se conservan bien en el frigorífico durante 6 ó 7 días.

Espero que los disfrutéis tanto como mi familia y yo 🙂

Un saludo,

Bargoro

Anuncios

5 pensamientos en “Empantanaos los viernes: Baklavas

  1. Verdaderamente me has dejado impresionada. Una manera de empezar espectacular. La historia de este pastel ha sido muy instructiva. Te voy a pedir que te quedes para siempre. Un saludo

  2. ¡Qué pinta tiene!, a ver si me atrevo y lo hago.
    Me alegro mucho que te hayas unido a Ani en la aventura de las recetas y la cocina, os deseo a las dos que nos sigais impresionando con este buen hacer.
    Suerte.

  3. Yo creo que soy también de los que felicita por la nueva incorporación!!

    Ya estaba encontrando a faltar un postre de los que me saltan los ojos!! Yo no se como estará pero desde luego la pinta es estupenda y por los ingredientes… malo no va estar.

    No te quedó un poco seco? Es que tanto fruto seco… y sin nada más… no sé :S

    Bueno, ya nos contarás o el siguiente que lo haga… o yo mismo!

    Saludos!

  4. Me vais a poner colorada, espero que la próxima también os guste.

    @thearcher para mí no quedó seco, aunque hubo invitados que decian que con algo más de almibar estarían mejor. Para mi gusto es un postre excelente.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s