Una tapa perfecta


Hola.  Ya os había dicho que he estado fuera unos días. Naturalmente, me he dejado llevar por las costumbres de los lugares que he visitado. He recorrido todos los sitios importantes de las ciudades que he visitado. También he ido por las zonas que no lo son tanto, pero que tienen un encanto especial. En fin, que he hecho lo que cualquier turista hace cuando llega a una ciudad que no conoce.

Y como siempre, he seguido la costumbre en cuanto a la comida. He de decir, que en todos los sitios visitados, se come admirablemente bien. La relación calidad /precio es perfecta. Por tanto, se puede disfrutar hasta saciarse en cualquier sitio que te recomienden.

El caso es que la costumbre no es sentarse a la mesa de un restaurante, sino ir de un sitio a otro, tapeando lo mejor que ofrezcan en los distintos bares. Puedo deciros, sin faltar a la  verdad, que este sistema me ha encantado. Me ha gustado más que sentarme formalmente a la mesa de cualquier restaurante. Y he podido disfrutar de una gran variedad de tapas, a cual más sabrosa y buena. Otro día os hablaré de las muchas que he probado. Hoy quiero hacerlo sólo de una que me ha llamado especialmente la atención. Confieso que he ido al mismo bar varias veces para volver a comprobar que cada vez me gustaba más.

Es muy sencilla y fácil de hacer en casa. Yo la he hecho hoy y la he disfrutado mucho. Claro que, sin el encanto añadido del lugar y todo lo que lo rodeaba cuando la probé por primera vez.

Una tapa perfecta

Una tapa perfecta

Ingredientes:

– Rebanadas de pan

– Rodajas de calabacín

– Rodajas de queso de cabra

– Mermelada de frambuesa

Elaboración:

Se cortan tantas rebanadas de pan como queramos hacer de montaditos. Igualmente con el calabacín. Estas rodajas han de ser del grosor de aproximadamente 1/2 cm. Las rodajas las meteremos en el microondas durante tres minutos para que se reblandezcan un poco. Mientras tanto, cortaremos el queso de cabra de aproximadamente 1 – 1/2 cms. de grueso. Cuando ya lo tengamos todo disponible, empezaremos a montar.

Untamos cada rodaja de pan con la mermelada de frambuesa. Pondremos sobre ella la rodaja de calabacín y la de queso. Cuando estén montadas todas, las meteremos al horno a 200º. El tiempo suficiente como para que el queso quede un poco deshecho. Servir calentitas para saborear todo el conjunto, que resulta armonioso y sorprendente al paladar.

Naturalmente, yo os aconsejaría que fuerais a que os pusieran esta tapa, y otras, a los lugares de origen. Pero si no es posible, mientras tanto podeís hacer boca preparando vosotros algo de ellas.

Con mucho amor, Ani

Anuncios

8 pensamientos en “Una tapa perfecta

    • Si la haces verás que la pinta corresponde al su sabor e incluso diria que te gustará más. Animeté a hacerla y ya verás. Besos

  1. Yo, que no conozco a Isa… debo reconocer que, hasta el momento, tus incorporación ha sido buena aunque creo que puedes cometer el riesgo de que el blog pierda identidad…

    Algo esporádico me parece bien pero tu blog me gusta porque es una cocina muy “cassolana” así que espero que no pierda eso!

    Sobre la tapa…. mmmm! buena pinta, como siempre! 🙂

    Saludos!

    • No te preocupes, no perderé mi identidad. Sencillamente es que quisiera tener las recetas que satisfacieran a todos. Puede que tengas razón. Intentaré superarme cada dia más. Por vosotros que sin vuestros comentarios , este blog, no sería nada. Gracias

  2. Hola Ani,
    El otro día hicimos esta tapa… y QUÉ ÉXITO! QUÉ BUENÍSIMA!!! No tardaremos en volver a hacerla.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s