Albóndigas con sepia


Hola a todos.

Hoy de mi cocina se desprende un delicioso olor. Un olor característico de una receta que comparte carne y pescado. Hace tiempo, oir esta combinación no convencía demasiado. Claro que, todo hay que probarlo. Y naturalmente, a cuantos la probamos nos encantó su sabor. De estas combinaciones, salieron muchas recetas. Quizás, todos habréis probado e incluso elaborado muchas de ellas. Y así, pasito a pasito, se han ido introduciendo en  todos los restaurantes y hogares de nuestro pais.

Hoy os hablaré de una muy sencilla: Albóndigas con sepia. Ésta fué la primera receta que probé,  y la encontré maravillosamente bien combinada. Su sabor es contundente y al mismo tiempo delicado. Su elaboración fácil, aunque no lo parezca, y su resultado expectacular.

Os animo a que probéis. Estoy segura que  repetiréis muchas veces, a petición de toda la familia  y amigos.

En los ingredientes, no voy a poner cantidades, ya que este plato es ideal para congelar, con excelentes resultados. Lo que sí aconsejaría es que, ya puestos, hagáis más cantidad. Así, ya tendréis un plato para aquellos días en que falta tiempo para la cocina.

Albóndigas con sepia

Albóndigas con sepia

Ingredientes

– carne picada de ternera

– 4 huevos

– carne picada de cerdo

– dos sepias

– cinco dientes de ajo

– perejil picadito

– miga de pan

– pimienta molida

– azafrán en hebra

– 1 cebolla gorda

– 1 lata de 1 kg de tomate natural triturado

– harina

– 12 avellanas

– 1 vaso de vino tinto

– sal y agua

Elaboración

En un bol, pondremos la carne picada, la de cerdo y la de ternera. La aliñaremos con tres dientes de ajo picadito, los huevos, sal, pimienta molida y perejil. Le añadiremos la miga de pan desmenuzada y todo ello lo mezclaremos muy bien. A continuación, iremos formando bolas no demasiado pequeñas. Las iremos pasando por harina y friendo en aceite abundante y bien caliente. Reservamos.

Cortaremos las sepias en dados y, sin aceite, las pondremos en una sartén para que suelten todo el agua. Una vez que la han soltado, le pondremos un chorrito de aceite y el resto de ajos picaditos. Reservar cuando estén sofritas.

Volvemos a las albóndigas. Pondremos una cazuela al fuego con tres cucharadas del aceite de haber frito las albóndigas. Las añadimos a la cazuela y les echaremos el tomate triturado. Pondremos las hebras de azafrán y el vino tinto. Esperamos a que hiervan unos minutos para que se evapore el alcohol,  y es cuando añadiremos las sepias. Dejamos que todo el conjunto hierva a fuego suave hasta que las albóndigas estén bien tiernas. Unos cinco minutos antes, majaremos en un mortero las avellanas junto con dos dientes de ajo y un poco de perejil. Lo añadiremos a la cazuela y pincharemos la carne para comprobar que estén bien tiernas. Veréis que el conjunto adquirirá un precioso color rojo oscuro. La salsa estará espesa y de la cazuela se desprenderá un olor que provocará los deseos de sentarse a la mesa y disfrutar de este maravilloso plato.

Se puede acompañar con arroz blanco o, si no os importa, con patatas fritas.

Buen provecho!!

Con mucho amor, Ani

Anuncios

3 pensamientos en “Albóndigas con sepia

  1. Hola Ani! Que pinta más buena tienen las albóndigas. Yo había probado el guiso de patatas con sepia, pero albóndigas con sepia nunca, está claro que hay que experimentar en la cocina para tener combinaciones tan buenas como esta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s