Buñuelos de Cuaresma


Hola a todos. Como sabéis, no acostumbro a hacer postres. Siempre pienso que no son mi fuerte. Además, para eso, ya colabora  Bargoro en este blog  en Empantanaos los viernes. Teniendo esta excelente colaboradora que acostumbra a deleitarnos con sus deliciosas propuestas, para qué quiero esforzarme en algo que creo no se me da tan bien. Pero estos días de vacaciones y teniendo tiempo libre, me animé a probar a hacer buñuelos, postre típico de estos días, que llena los escaparates de todas las pastelerías invitándonos a probarlos. Admito que me encantan y que no puedo comer sólo uno.

Esto me animó a hacerlos por primera vez. Así que fuí rastreando por la red y encontré que la mayoría de las recetas eran muy parecidas, cambiando o añadiendo, eso sí,  algún ingrediente. Pero, básicamente, todas eran iguales. Me puse manos a la obra y, con la ayuda inestimable de mi marido, la experiencia fué divertida. El resultado lo veréis en la foto. Juzgar vosotros mismos. Lo que también debo añadir es que al día siguiente no quedaba ninguno en la gran bandeja que hicimos. Evidentemente, había otros invitados. Y, por supuesto, tanto exito sube la moral de cualquiera.

Buñuelos de Cuaresma

Buñuelos de Cuaresma

Ingredientes:

– 200 gr de harina de fuerza

– 50 gr de mantequilla

– 5 huevos

– 1/2 l de leche

– 125 cc de agua

– la corteza de 1 limón

– 1 pizca de sal

– azúcar y canela para rebozar

– abundante aceite de girasol

Elaboración:

Ponemos en un cazo la leche junto con el agua y la piel del limón y la mantequilla. Pondremos la pizca de sal y dejaremos que hierva. Cuando esté hirviendo, bajaremos el fuego y quitaremos la piel de limón. Incorporamos la harina de golpe y, con el fuego bajo, iremos removiendo con la punta de una cuchara de madera y quitando los grumos que se hayan formado. No paramos de mover hasta obstener una pasta que se despegue de las paredes del cazo. Una vez hecho esto, apartamos del fuego y dejamos templar. Cuando esté templada la masa, iremos incorporando los huevos uno a uno. Es decir, echamos el primero y, hasta que no lo absorba bien, no echaremos el segundo. Así sucesivamente hasta llegar a cinco.

Pondremos al fuego una sartén mediana con abundante aceite. Cuando esté caliente y con la ayuda de una cucharilla y el dedo, iremos echando en la sartén porciones pequeñas de la masa. Veréis que los buñuelos se dan la vuelta ellos solos cuando están fritos de un lado. Si no ocurre con todos, para eso estamos nosotros y les ayudamos un poquito. Sacamos y dejamos escurrir sobre papel de cocina. Cuando estén templados, rebozaremos con el azúcar y canela, y los iremos poniendo en otra bandeja. Es mejor que esta bandeja también lleve papel absorvente.

Una vez hecho esto, los dejamos enfriar del todo para poderlos probar.

Buen provecho!!

Con mucho amor, Ani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s