Pisto de la abuela


Hola a todos.

Hoy vengo a hablaros de esta receta tan típica de verano. Se hace en casi todas las regiones de nuestro país. Aprovechando, claro está, los ingredientes que nos da la huerta. Ahora las tiendas de verduras están llenas de brillantes y rojos tomates, berenjenas tersas y preciosas, calabacines de un esplendoroso verde y pimientos medianos, de esos recién cogidos de las huertas. En fin, que todo se nos mete por los ojos ¿a que sí?. Su precio es muy económico, por suerte para el tiempo que estamos viviendo. Así que lo mejor es abusar de ellos e intentar hacer muchísimos de los platos que se pueden conseguir con estos productos: gazpachos, sopas frías de tomate, berenjenas rellenas, canelones de calabacín, etc., etc.

Yo tengo la suerte de tener mi propio huerto. Así que esta mañana ya me levanté con la idea de hacer pisto. Bajé y escogí cada uno de los ingredientes que iba a necesitar, y volví a la cocina dando gracias a la naturaleza por darme tan esplendorosos frutos. De algo tan maravilloso, ha de salir por fuerza un plato excelente. Al momento, me vino a la memoria un pisto que, la primera vez que lo probé, me resultó uno de los mejores que había comido. Fué en casa de mi suegra. A ella le doy las gracias por hacerme conocer éste y otros platos de los que se puede disfrutar enormemente.

Este pisto tiene la peculiaridad de que todos sus ingredientes se van friendo independientemente. Por eso, el resultado final es una fritura y no el cocido del resultado de otros pistos. He querido informarme de la receta que se hace en las distintas comunidades por si se parecía a alguna. Pero no, creo que por eso lo llamamos “Pisto de la abuela”. Tiene nombre propio. Y si alguien lee este blog y sabe de lo contrario, por favor que me escriba, pues no quisiera atribuir a nadie algo que no es suyo.

La abuela sólo recuerda que ella siempre lo ha hecho de esa forma. Sobre todo, cuando dice de hacer un pisto bien hecho. Ese día sabemos que el pisto que llegará a la mesa y a nuestros paladares será distinto. Su sabor extraordinario, su textura muy diferente y, sobre todo, te deja completamente lleno al levantarte de la mesa.

Nada más. Os animo a que por lo menos una vez lo hagais. Estoy segura de que os gustará tanto como a nosotros.

Pisto de la abuela

Pisto de la abuela

Ingredientes

– 2 kg de tomate natural

– 1/2 kg de patatas (aprox.)

– 8-10 pimientos medianos verdes

– 3 calabacines

– 2-3 berenjenas

– 1/2 cucharadita de azúcar

– sal

– 1/4 de aceite de o.v.e.

Elaboración

Lo más entretenido de esta receta es picar todos sus ingredientes. Así que, pensando en el buen resultado final, nos armaremos de paciencia y nos pondremos a hacerlo. Después, todo será coser y cantar. Primero, pelaremos los tomates y los cortaremos en trocitos pequeños. Y en una olla, con tres cucharadas de aceite, lo pondremos a que se fría lentamente. El tomate es lo que más tarda. De esta forma, cuando estén todos los ingredientes, ya estará terminado el tomate.

Pelaremos las patatas y cortaremos en rodajas, como para tortilla. Cortaremos a cuadraditos el pimiento verde. Reservar. Igualmente haremos con el calabacín y la berenjena. Reservamos en un bol. Ya está todo cortado. Ahora cogeremos una sartén grande y calentaremos el aceite. Cuando esté bién caliente echaremos primero las patatas. Cuando están doradas, las sacamos y reservamos en un escurridor. Seguiremos con el pimiento. Haremos exactamente igual. Cuando está bien fritito pero sin quemarse, lo sacaremos y pondremos con las patatas. Ahora le toca el turno al calabacín y la berenjena. Veréis que inmediatamente al echarlo en la sartén, se chupa todo el aceite. Ya lo soltará. Con el aceite bien fuerte, iremos dando vueltas hasta que esté todo frito. También lo pondremos en el escurridor. Ya lo tenemos todo. Limpiamos la sartén de restos de aceite y echaremos todos los ingredientes. Miramos el tomate y, sobre todo, probamos su acidez. Le echaremos el azúcar e igual cantidad de sal. Lo incorporaremos al resto de ingredientes que ya tenemos en la sartén. Damos unas vueltas a todo el conjunto con cuidado para que no se rompa. Y ya tenemos el pisto hecho. Lo acompañaremos, naturalmente, con un huevo frito. No concibo el pisto sin huevo.

Y a la mesa, a disfrutar de este contundente plato veraniego!

Buen provecho!!

Con mucho amor, Ani

P.D. El poner todos los ingredientes en el escurridor, es con la idea de que suelte todo el aceite posible. Así quitaremos algo de grasa. Por ese motivo, decía la abuela que era un pisto que no se podía hacer todos los días.

Anuncios

2 pensamientos en “Pisto de la abuela

  1. Ani tiene una pinta increíble, me comería un plato ahora mismo.
    A mi me pasa como a ti, un pisto sin huevo es inconcebible y si le añadimos algo de chorizo ya es el no va más. Se me está la boca agua nada más pensarlo.

    Un saludo

    • Gracias Bargoro. Si tienes algo de paciencia y los ingredientes, podrías hacerlo cualquier día. De verdad merece la pena. Gracias por tu comentario, siempre animan. Besitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s